EP manifestamos nuestro rechazo e indignación ante las declaraciones del Presidente del Consejo Social de la Universidad de Oviedo

Nota de prensa, 01/08/2015

Desde la Asociación Juvenil Estudiantes Progresistas queremos manifestar nuestro rechazo e indignación ante las declaraciones realizadas por el presidente del Consejo Social de la Universidad de Oviedo, Ladislao Azcona, afirmando que ‘la Universidad tiene que dejar de financiar a los peores alumnos’, mostrándose partidario de un régimen de permanencia más duro.

Desde Estudiantes Progresistas consideramos que las palabras de Ladislao Azcona suponen la síntesis perfecta del proceso de desmantelamiento y elitización de la Universidad Pública que desde el movimiento estudiantil hemos criticado a lo largo de estos años, con la implantación del Plan Bolonia y el Campus de Excelencia Internacional. Sus palabras son un insulto para los y las estudiantes, pues el presidente del Consejo Social de la Universidad de Oviedo debería conocer de primera mano que los universitarios y las universitarias que suspenden o no se presentan a las convocatorias (por el motivo que sea, justificado o no) ya se encuentran penalizados por la vía económica, puesto que quedan excluidos de la posibilidad de disfrutar de una beca y su matrícula en la asignatura repetida se incrementa considerablemente al curso siguiente.

Sus palabras, camufladas en el halo de la excelencia, pretenden confundir a la opinión pública de forma interesada. Los y las estudiantes sólo han reclamado y luchado por un régimen de permanencia justo, que permita simultanear estudios y otras actividades personales o laborales o simplemente un régimen de permanencia que permita, si fuera necesario, acabar los estudios de Grado utilizando las convocatorias máximas disponibles por el alumnado, algo que el anterior régimen de permanencia no permitía, pudiendo tildarse tal medida de estafa.

Desde Estudiantes Progresistas consideramos que la excelencia, esa palabra mágica que hace temblar a la comunidad docente y estudiantil, pues cada vez que la pronuncian sólo anuncian recortes, no se ve favorecida expulsando a estudiantes de la Universidad por no alcanzar un número de créditos, por suspender o por no presentarse a una convocatoria. La excelencia, en nuestra opinión, se ve favorecida y se refleja en el presupuesto en investigación, en favorecer las publicaciones científicas propias, en la actualización de los fondos bibliotecarios, en la buena configuración de los planes de estudio, en la oferta formativa, en la democracia y participación interna, en la renovación de las instalaciones, en la contratación y renovación de personal docente e investigador, en la innovación formativa o en el uso de las TIC, factores en los que la Universidad de Oviedo, a nuestro juicio y con mucho pesar, hoy en día, suspende.

No debemos olvidar que el actual Consejo Social de la Universidad de Oviedo, tiene poco de social y mucho de empresarial, pues en él se encuentran representadas una gran cantidad de empresas de nuestra región, cuya inversión en la Universidad y contratación de universitarios y universitarias es mínima, estableciendo de esta forma una relación inversamente proporcional a su poder de influencia en la Universidad Pública asturiana.  A estas empresas sólo les ha interesado de la mal denominada excelencia, la explotación estudiantil a través de ‘prácticas formativas’ no remuneradas. Estudiantes Progresistas somos partidarios de que el Consejo Social recupere su carácter social.

Por todo ello, desde Estudiantes Progresistas instamos al presidente del Consejo Social de la Universidad de Oviedo, Ladislao Azcona, a rectificar sus  desafortunadas declaraciones. Declaraciones que dan a entender que desde las altas instancias de la Universidad de Oviedo no se apuesta por el diálogo sino por la confrontación. Ante ese escenario, volvemos a manifestar nuestro apoyo a las reclamaciones estudiantiles en relación con el régimen de permanencia.

En los medios: